Monterosso, Cinco Tierras










Monterosso
Monterosso

Fegina
Fegina

La playa de Fegina
La playa de Fegina

El casco antiguo
El casco antiguo

Caruggio
Caruggio

El iglesia de San Giovanni Battista
El iglesia de San Giovanni Battista

Il carrugio y la iglesia
Il carrugio y la iglesia

Casa a Monterosso
Casa a Monterosso

La torre Aurora
La torre Aurora

La iglesia del convento
La iglesia del convento

El oratorio de los Neri
El oratorio de los Neri




Monterosso



Índice de la información sobre Monterosso:

- Historia
- Qué ver
- Dónde dormir
- Dónde comer
- Playas
- Senderismo
- Gastronomía
- Cómo llegar

Tiempo de lectura: 5 minutos.

Monterosso al Mare es el primer pueblo de las Cinque Terre desde el oeste y también es el más poblado, encerrado entre Punta Mesco y Punta Corone. Monterosso está dividido en dos partes: al este la zona residencial de Fegina, con la famosa playa, el paseo marítimo y la estación de tren; al oeste, separado del cerro de San Cristoforo o dei Cappuccini, el casco antiguo, el pequeño puerto donde atracan los barcos y la playa de arena. La parte más antigua se encuentra justo encima del cerro que divide las dos partes, donde el antiguo castillo, hoy cementerio municipal, en el valle del arroyo Buranco.

Historia
Un primer asentamiento medieval está atestiguado en el siglo IX, construido sobre el cerro de los Capuchinos. Poco después del año 1000, los habitantes comenzaron a descender a la ensenada natural y el pequeño pueblo comenzó a aumentar en número y fue protegido por murallas por los Obertenghi. En el siglo XI el feudo pasó a los Fieschi de Lavagna, en el siglo XII a la familia local de los señores de Lagneto y luego en el siglo XIII Monterosso entró en la órbita genovesa, iniciando un progresivo desarrollo agrícola y comercial. En 1545, el pueblo fue víctima de una terrible incursión de los piratas berberiscos liderados por el corsario otomano Dragut. Con la llegada de Napoleón, Monterosso siguió las vicisitudes del dominio francés y el nacimiento del Reino de Italia.

Qué ver
Por tanto, el pueblo se divide en dos partes, unidas por un túnel peatonal, por un cómodo sendero que discurre junto al mar y la torre Aurora o por un sendero más exigente, la Salita dei Cappuccini, que sube hacia el convento y el cementerio y desciende de nuevo, un poco más allá de la salida del túnel. En el casco antiguo, Monterosso se caracteriza como el resto de pueblos por las típicas casas-torre pintadas con colores vivos, los callejones estrechos y los numerosos monumentos para visitar. Todo esto, combinado con la facilidad con la que se puede llegar al pueblo, la amplitud de las playas y el mayor tamaño del pueblo, la convierten en la tierra más visitada.
El casco antiguo es un tesoro de obras de arte, comenzando por la iglesia de San Giovanni Battista, construida entre finales del siglo XIII y principios del XIV. De tres naves, la típica fachada es de estilo gótico genovés, con bandas de mármol bicromo verde y blanco de las canteras del Mesco, con un bello rosetón central. El campanario medieval, construido como torre de vigilancia y defensa, formaba parte del sistema defensivo del pueblo. Junto a la iglesia, con vistas a la propia plaza Don Minzoni, se encuentra el oratorio de la Confraternita dei Neri Mortis et Orationis, un edificio barroco remodelado en 1922. En su interior hay numerosas decoraciones de estuco y frescos con calaveras y esqueletos. Caminando por los callejones, también es posible visitar el oratorio de Santa Croce, o dei Bianchi, del siglo XVI, en Via Gioberti, donde hay numerosos exvotos a favor o dejados por los marineros.
Desde el centro histórico, volviendo a la zona de Fegina, se puede subir al convento de los capuchinos, en la colina de San Cristoforo, donde también se encuentran la iglesia de San Francesco y el cementerio. El conjunto del convento data de principios del siglo XVII y conserva bellas pinturas como la Crucifixión atribuida al pintor flamenco Antoon van Dyck, y la pintura de San Girolamo penitente de Luca Cambiaso. La iglesia se caracteriza por la típica fachada con franjas horizontales en blanco y negro. Desde aquí, se continúa hasta el cementerio, ubicado en la zona del antiguo castrum, donde quedan algunas partes de las fortificaciones en la parte más alta.
Continuando la visita hacia la playa de Fegina, nos encontramos con la Torre Aurora, hoy residencia privada, con vistas al mar, construida por Génova en el siglo XVI. Justo debajo de la torre hay un búnker de la Segunda Guerra Mundial.
La playa de Fegina ahora se abre con su gran roca. Caminando por el paseo marítimo hasta el final, se llega a la curiosa estatua del Gigante, o de Neptuno, una gran estructura de hormigón armado, de 14 metros de altura, apoyada contra un espolón de roca. La estatua adornaba Villa Pastine, junto con una gran terraza en forma de concha, que fue dañada durante la Segunda Guerra Mundial, cuando también perdió sus brazos, pierna y tridente. Fue construido en 1910 por el arquitecto Francesco Levacher y el escultor Arrigo Minerbi a instancias de Giovanni y Juanita Pastine, monterossini que regresaron de Argentina tras amontonar una fortuna.
Justo encima de Monterosso, en las alturas, se encuentra el santuario de Nostra Signora di Soviore, ya mencionado en documentos de 1220, decorado con varios ciclos de frescos. Un lugar de paz, con impresionantes vistas, forma parte de un conjunto mayor que incluye el campanario, el pórtico y la casa de huéspedes, inmersos en las encinas centenarias que los rodean.
Hay muchos monumentos para visitar en Monterosso, descúbrelos en la sección de qué ver en Monterosso.

Dónde dormir (actualizado 2021)
Monterosso es e pueblo más grande y turístico de las Cinque Terre. Por lo tanto, aquí se concentra el mayor número de hoteles, b&b y habitaciones en alquiler. También hay unas casas rurales en Monterosso, en las colinas alrededores.

Dónde comer (actualizado 2021)
También hay muchísimos sitios donde comer y cenar. Los restaurantes de Monterosso, se encuentran en la zona residencial de Fegina, en el paseo marítimo y en el casco antiguo. Además, en cada esquina hay bares y vinotecas donde comer un cacho de pizza, focaccia, farinata o incluso un helado para disfrutar mientras paseas por la ciudad.

Playas
Para aquellos que quieran refrescarse antes o después de visitar Monterosso, hay varias posibilidades. En primer lugar, la extensa playa de Fegina, en la zona residencial, de acceso inmediato desde la estación de tren, ocupada casi en su totalidad por establecimientos balnearios salvo una playa libre ubicada a las afueras de la estación. Yendo hacia la estatua del Gigante se encuentra la playa de Nettuno, con un balneario y una playa libre; mientras que frente al centro histórico se encuentra la playa de arena de Monterosso, siempre con balnearios y una zona de playa libre hacia Punta Corone.
Luego están las grandes rocas al final de la playa de Fegina, donde es posible extender la toalla. Aquí encontrará información más detallada sobre Playas de Monterosso .

Senderismo
Para los excursionistas, hay tres rutas principales que parten de Monterosso. La primera es el "Camino Azul" (Sentiero Azzurro) que va del pueblo a Vernazza (592-4) en unos 3 kilómetros y medio; la segunda conduce al santuario de Soviore (509) siguiendo el histórico camino de mulas utilizado durante siglos por los monterossini; el tercero llega a los restos de la ermita de Sant'Antonio del Mesco, hacia Levanto, en poco más de una hora.
Descubre todas los senderos de Monterosso.

Gastronomía
Monterosso es famoso por su vino típico, el sciacchetrà, un vino generoso producido a partir de las uvas de las terrazas de Cinque Terre, principalmente con vides de albarola, bosco y vermentino. En la zona también hay excelentes vinos blancos de Liguria di Levante IGT para probar. Ciertamente para mencionar entre los productos típicos de la comida y el vino también los limones, el tercer sábado de mayo se celebra la fiesta homónima, con la que se elaboran limoncino, crema de limón y mermeladas. Las anchoas de Monterosso, en cambio, son famosas porque son particularmente firmes y sabrosas. La fiesta de la anchoa frita tiene lugar el tercer sábado de junio, mientras que la fiesta de la anchoa salada y el aceite de oliva tiene lugar el tercer sábado de septiembre.

Cómo llegar
El mejor medio de transporte para llegar a Monterosso es el tren, a lo largo de la línea La Spezia-Levanto, con trenes cada 20 minutos durante el verano. En coche, la ruta se vuelve larga y sinuosa, ya sea desde La Spezia, desde Levanto después de salir de la autopista o incluso desde Pignone después de salir en Borghetto Vara.
El aparcamiento de Fegina, en el mar, es bastante grande aunque se llena rápidamente y el coste es bastante elevado. Antes del centro histórico se encuentra el aparcamiento de Loreto.
Una tercera opción es en ferry desde otras tierras excepto Corniglia, La Spezia, Lerici o Portovenere.
Información detallada sobre cómo llegar a Monterosso.